El periné en el embarazo

Cuando una mujer conoce que está embarazada es muy habitual que cuide mucho lo que come y lo que bebe, pero…. ¿cuida de su periné? 

El embarazo es una hiperpresión (un gran aumento de presión) de la zona abdominal que los órganos pélvicos, como el útero y la vejiga, tienen que soportar. A ésta situación debemos sumarle que las hormonas que se desprenden en el embarazo, como la relaxina, ayudan a relajar los tejidos blandos (sí, sí, los músculos también) lo que aún puede aumentar más el riesgo de problemas en el suelo pélvico en las fases pre y post parto. 

Otro factor añadido es que la faja abdominal, la cual ayuda al soporte de las vísceras pélvicas, se distiende para dejar crecer al bebé y en algunos casos pierde de manera considerable su tono. 

Truquitos:

  • Si no padeces de dolor perineal o dolor en las relaciones sexuales realizar ejercicios kegel te puede ayudar a mantener fuerte la musculatura. No hace falta hacerlos cada día, con dos o tres veces por semana será suficiente. Lo ideal es que acudas a un profesional del suelo pélvico para que te dé pautas y te enseñe a ser consciente de tu periné.
  • Gimnasia para embarazadas, siempre a cargo de una especialista. En este tipo de grupos suelen hacerse ejercicios que NO son agresivos para el periné y también ayudan a tonificarlo junto con la faja abdominal.
  • Cuida tus malas posturas, sobre todo porque puede ser más habitual el dolor lumbopélvico.
  • Si vas estreñida cuida tu alimentación, hidratación y, a la hora de defecar, evita hacer grandes empujes. Ponte en manos de un fisio especialista que te podrá ayudar. Colocar los pies sobre un taburete bajito te ayudará a defecar de manera más fácil.
  • Evita actividades deportivas de impacto en esta etapa. Aconsejo realizar natación y yoga.
  • Intenta no engordar muchos kilos durante el embarazo. Se suele aconsejar un máximo de 12Kg.
  • Si trabajas muchas horas sentada es adecuado levantarse más frecuentemente, e incluso si te es posible, usar como silla una fitball (pelota grande usada en el preparto) adecuada a tu altura lo que te permite darle movilidad a tu pelvis y no ejerce tanta presión sobre el periné como una silla convencional.
  • Cuando estés tumbada no te incropores levantando cabeza y tronco (como si hicieras un ejercicio abdominal clásico). Pasa siempre por la posición de costado. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s