El running y el suelo pélvico de la mujer

El running es uno de los deportes que en los últimos años ha ganado más adeptos por la facilidad de practicarlo en cualquier sitio y momento. Pero debemos conocer que ésta práctica es perjudicial para el suelo pélvico femenino. 

Una de las funciones del suelo pélvico es la de amortiguar los esfuerzos y evitar el descenso de las vísceras de la pelvis menor (útero, vejiga y recto) por lo que practicar deportes de impacto a lo largo del tiempo puede acabar produciendo debilidad del mismo y, por este motivo, las mujeres con problemas de debilidad del suelo pélvico y/o prolapso visceral tienen contraindicada ésta tipo de actividades, running incluido. 

Si la mujer no padece ningún trastorno a ése nivel, puede practicarlo. Pero antes sería conveniente tener en cuenta algunos consejos para poderlo realizar de forma más segura y prevenir futuros problemas. 

Evitar el sobrepeso: la obesidad y el sobrepeso ya son factores de riesgo para padecer disfunciones del periné. Si además practicamos un deporte de impacto como el running estamos aumentando ese riesgo. Será aconsejable realizar una dieta con un nutricionista titulado para llegar a un peso sano que nos permita hacer ejercicio sin restricciones. 

– No talonar o, lo que es lo mismo, que el primer contacto del pie con el suelo no sea el talón sino la punta. Correr talonando produce más impacto.

– Al correr es importante mantener nuestra espalda erguida intentando alargar nuestra cabeza hacia al cielo, como si quisiéramos ser más alta).

Activar voluntariamente nuestra faja abdominal escondiendo el ombligo hacia nuestra columna y elevándolo ligeramente hacia nuestra cabeza, tal como esconder la tripa.

Respirar, evitar la apnea, pues lo ideal es que corramos a un ritmo en el que podamos hablar sin agotarnos. La apnea durante el esfuerzo es hiperpresiva.

– Evitar correr sobre terrenos excesivamente duros como el cemento o asfalto.

– Tener los músculos de la faja abdominal tonificados para que el impacto al correr se vea reducido sobre el periné.

– Después de salir a correr sería conveniente compensar el impacto realizando ejercicios hipopresivos o ejercicio de core, como la plancha, durante 20 minutos. Nunca realizar abdominales clásicos.

– Las mujeres que han sido madres recientemente deberían esperar un mínimo de 6 meses para volver a correr, siendo muy importante que antes hayan revisado su suelo pélvico y hayan recuperado de nuevo el tono de su faja abdominal y periné.

– El calzado deberá ser específico para este deporte y se deberá renovar cada 1.000Km.

– Existe una especie de  tampón llamado vagistabil que ayuda a proteger al suelo pélvico durante las actividades deportivas.
Sólo se debe usar si no se padecen problemas de suelo pélvico durante un máximo de 45 minutos.

Siguiendo estos consejos vamos a conseguir practicar un deporte que nos gusta cuidando nuestro cuerpo y evitando otros problemas en el futuro. Recordad que la prevención es fundamental! 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s