Pautas para una cuarentena más sana

La cuarentena es el período comprendido desde el día del parto y los 40 días posteriores donde existen ciertas contraindicaciones como la de no mantener relaciones sexuales. Pero lo que mucha gente no sabe es que también es un período donde podemos seguir ciertas pautas para ir empezando a mejorar el estado de nuestro suelo pélvico, las vísceras y nuestro abdomen. 

Reposo. Deberías pasar bastante tiempo tumbada, en algunas culturas incluso la mujer es limpiada por las mujeres de su tribu. Puedes aprovechar para dar el pecho en esa posición, así te aseguras que te vas a tumbar unas cuantas veces al día.

Tumbarse de vez en cuando boca abajo y la posición de cuatro patas nos ayudan a que el útero se coloque de nuevo en su posición habitual mientras va recuperando su tamaño normal. 

-Después de defecar debes hacer lo que llamamos una falsa inspiración torácica excepto cuando el parto haya sido por cesárea. En ése caso deberás esperar a pasar la cuarentena para poder hacerlo.

¿Cómo hacer la falsa inspiración torácica? Debes esconder el mentón y alargar la cabeza hacia el techo. A continuación suelta todo el aire que tienes en el pulmón y, dejando de respirar, abre las costillas como si fueras a coger aire de nuevo y mantenlo unos segundos. Esto ayudará a que el empuje que has realizado para defecar no haga descender las vísceras que se encuentran con unos ligamentos más elásticos de lo normal. También puedes realizar esto cuando tengas sensación de peso en el bajo vientre para ayudar a remontar las vísceras.
 

Kegel. Los ejercicios de kegel, incluso llevando los puntos de la episiotomía, son aconsejables para así movilizarla y evitar dolor en la cicatriz. Puedes contraer unos 3 o 4 segundos y descansar el mismo tiempo. Deberías hacer unas 10-15 repeticiones una o dos veces al día.

No cargues pesos, evita el porteo esos días (puede portear tu pareja). Intenta no poner el peso del bebé encima del vientre.

-Retirados los puntos de la cesárea será aconsejable, siempre que no haya infección, aplicar aceite de rosa mosqueta en la cicatriz y movilizarla (los fisioterapeutas especializados te enseñamos a hacerlo). 
– Cuándo estés tumbada, para poder incorporate, evita usar los abdominales. Deberás incorporarte desde una posición de costado. 

Pasado éste período es adecuado visitar al fisioterapeuta especializado en disfunciones del suelo pélvico para hacer una revisión y saber cuando puedes empezar a hacer gimnasia postparto como prevención o, si existe alguna alteración, iniciar un tratamiento concreto. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s