Dolor y suelo pélvico

El dolor es una señal de alarma con la que nuestro cuerpo nos avisa cuando algo no va bien. Si esto es así, ¿porqué tenemos tan normalizados los dolores como el de la menstruación o el que puede ocurrir durante las relaciones sexuales con penetración?

El dolor menstrual no es normal y puede indicar diferentes problemas:

  • Una alteración hormonal, normalmente debido a un exceso de hormonas haciendo que se cree demasiada imflamación durante el proceso de desprendimiento del endometrio.
  • La endometriosis. Es la proliferación anómala del tejido que recubre las paredes internas del útero hacia las zonas colindantes. Entre otros síntomas hay dolor menstrual muy intenso; dolor al defecar; dolor al orinar y en las relaciones sexuales. Se suele tratar con medicación hormonal, cirugía y pautas nutricionales. La fisioterapia trata los tejidos que quedan rígidos por las cicatrices del tejido endometrial.
  • Un mioma. Se trata de un quiste benigno en el útero. Estos se suelen tratar con cirugía y tratamiento hormonal.
  • Los ovarios poliquísticos.

El dolor en las relaciones sexuales (dispareunia) tampoco son normales y pueden existir debido a diferentes causas:

  • Un problema emocional. Éste puede causar un espasmo de los músculos de la vagina que, en los casos más graves, puede ser casi imposible la penetración (vaginismo).
  • Las cirugías en la pelvis. Sobretodo aquellas que implican al aparato reproductor, vejiga o recto, pues se crean adherencias que a su vez crean rigidez de estas vísceres y el movimiento  de la penetración resulta doloroso.
  • La Episiotomía. La cicatriz puede cerrar mal, estar rígida o muy dolorida.  bloqueo-y-episiotomia-10-638
  • Los transtornos hormonales, como la menopausia o la lactáncia donde es muy habitual encontrar sequedad vaginal.
  • Una hipertonía del suelo pelvico. Los músculos de la vagina pueden estar en espasmo dificultando incluso la penetración.
  • Una infección vaginal. Deberá ser tratada por el ginecólogo. Suele ir acompanyada de flujo mal oliente y amarillento, picor y/o escozor en la vagina.

 

En algunas de éstas situaciones el tratamiento con fisioterapia ayudará a mejorar los tejidos afectados y podrá mitigar el dolor, porqué debemos entender y recordar que el dolor no es normal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s